Actualidad, Carne de cerdo, La Comarca

Cómo introducir carne de cerdo con el método BLW

La carne de cerdo es un alimento apto para la alimentación complementaria del bebé y se puede introducir a partir de los 6 meses. La carne de cerdo presenta grandes ventajas para la nutrición de los más pequeños, incluso los bebés, ya que aporta minerales, proteínas de gran calidad, grasas y hierro. El hierro es especialmente importante para los bebés ya que es común que desarrollen anemia durante el primer año de vida. Esto se debe a que la leche, ya sea materna o artificial, contiene muy poco hierro y este debe introducirse lo antes posible a partir de los seis meses a través de la alimentación complementaria. 

Otra de las grandes ventajas de la carne de cerdo es la gran variedad de cortes que ofrece. Para los más pequeños, podemos escoger cortes más magros, como el solomillo o el lomo, ideal para una digestión adecuada y gran aporte de nutrientes. 

Carne de cerdo y método BLW

Si quieres saber cómo introducir la carne de cerdo con el método BLW (Baby Led Weaning), un método basado en dejar que sea el bebé quien dirija la alimentación ofreciéndole alimentos sólidos (que pueden combinarse con triturados) desde el inicio de la alimentación complementaria, te ofrecemos algunas ideas para dársela de manera fácil y sabrosa a tu bebé. 

La forma más sencilla de ofrecer carne de cerdo a los bebés a través del método BLW es hacerlo en hamburguesas, ¡además les encantan! Así, los más peques pueden coger trozos de hamburguesa con sus manos y ser ellos mismos quienes los lleven a la boca, ayudándoles a desarrollar sus habilidades motoras y motricidad. Lo mejor es que las hagamos nosotros mismos añadiendo otros alimentos que ya hayan sido introducidos (como huevo, miga de pan y verduras); así podemos evitar darles alimentos con sal y controlamos completamente qué contienen. Les podemos dar forma pensando en sus manitas y en cómo van a agarrarlas, haciéndolas ovaladas (forma de huevo) más que redondas. 

Si todavía no hemos introducido alimentos como el huevo puede ser difícil crear una hamburguesa, pero hay otras formas de ofrecerles carne de cerdo que les encantan. Simplemente salteamos el solomillo, lomo o magro picado en la sartén (recuerda no añadir nada de sal) dejando que se formen bolitas. Lo ofrecemos tal cual para que el bebé vaya cogiendo pedacitos de carne con sus manos. 

Bebé comiendo con método BLW carne de cerdo picada

Otra opción bien sencilla es ofrecer la carne de cerdo en tiras cocidas. Para ello cogemos un buen pedazo de solomillo, dejando que hierva al menos una hora para que quede realmente tierno. Buscamos que el bebé, sin dientes, lo pueda comer sin problema. Luego deshacemos la carne con las manos o con ayuda de un tenedor; piensa en crear tiras que el bebé pueda coger con sus manos. De esta forma probará la carne con su textura y sabor originales. Prueba a ofrecerle las tiras acompañadas de alguna verdura que ya haya probado cortada en bastoncillos, así estamos comenzando a instaurar en nuestro bebé el hábito de una alimentación variada y equilibrada.  

También es muy buena idea añadir la carne de cerdo cocida a nuestras papillas elaboradas caseras. Será el aporte de proteína que necesita junto con sus verduras y hortalizas favoritas. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *