La seguridad alimentaria en nuestro país y el modelo de producción europeo

En España, el sector agroalimentario trabaja bajo un riguroso sistema de trazabilidad, que garantiza el seguimiento del alimento durante todo el proceso de producción, transformación y distribución, desde la granja a la mesa.

La producción ganadera europea está basada en políticas que defienden un modelo productivo en el que prima, por encima de todo, la seguridad alimentaria. Es por esto que los estándares de seguridad y calidad de los alimentos españoles se encuentran entre los más altos del mundo.

Sometido a rigurosos controles establecidos por la normativa comunitaria y recogidos en el Plan Nacional de Control Oficial de la Cadena  Alimentaria, nuestro sistema alimentario contempla programas de control en el ámbito de la producción primaria – en áreas como higiene en las explotaciones ganaderas, alimentación,  bienestar animal y transporte- , así como en las fases posteriores – establecimientos, etiquetados, etc. – .

Tras los recientes casos de Listeria en nuestro país, INTERPORC (La Interprofesional de Porcino de Capa Blanca) quiere resaltar la fortaleza del sistema español de seguridad alimentaria, que cuenta con rigurosas y avanzadas técnicas de control, así como con la labor de numerosos profesionales que trabajan día a día, haciendo posible un modelo de producción que abastece de productos saludables y seguros.

Del mismo modo, los controles de calidad y seguridad de los alimentos también se extienden al ámbito de la industria. Todas las empresas alimentarias españolas se rigen por estrictos procedimientos de autocontrol – combinados con las periódicas inspecciones de las administraciones –  basados en el sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico). Este método permite identificar, evaluar y controlar los posibles peligros de importancia – microbiológicos, químicos y físicos -, desde la transformación hasta la distribución.

Gracias a todo este exhaustivo sistema control de cada una de las partes, los consumidores tienen la garantía de que los alimentos españoles han sido elaborados con la máxima seguridad. Tanto es así que la Unión Europea cuenta con el sistema de seguridad alimentaria más riguroso del mundo, lo que permite que hoy en día menos del 4% de los casos de intoxicaciones alimentarias se den en países comunitarios y, de ellas, la inmensa mayoría tengan consecuencias leves.

Fuente: INTERPORC.

No hay comentarios

Publique un comentario