Carne de cerdo, herramienta clave en la dieta saludable infantil: ¿cómo incluirla?

Por todos es sabido que la mejor vía para una vida sana son los buenos hábitos, y no hay mejor hábito que una dieta saludable, especialmente si se practica desde la infancia. Sin embargo, no siempre sabemos cómo interpretar las recomendaciones al respecto. La base de nuestra alimentación deben ser los productos frescos, pero ¿sabemos cuál es la mejor manera de incorporarlos?

Más de un 30% de los niños tiene sobrepeso

Un estudio reciente elaborado por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA) sobre la condición nutricional y los hábitos dietéticos de la población infantil, desvela que más de un 30% de los niños y adolescentes encuestados tiene sobrepeso u obesidad. Analizando los alimentos que consumen habitualmente esos niños se ponía de relieve el desequilibrio en su dieta, con mucha más presencia de alimentos ultraprocesados y azucarados de la debida (más del 70% los consume diariamente en el desayuno y más del 37% los consume de manera habitual al menos tres veces al día), y una escasez de consumo de alimentos frescos, especialmente frutas y verduras.

La carne de cerdo contiene todos los aminoácidos esenciales para el organismo humano

A la hora de elaborar una dieta saludable y de incorporar los productos frescos en nuestro día a día y en el de nuestros hijos debemos también tener en cuenta qué nos aporta cada producto fresco y cómo combinarlos. 

La carne de cerdo de capa blanca es uno de los alimentos frescos proteicos que mejor proporción de proteínas y grasa puede presentar y además, su tipo de proteína contiene todos los aminoácidos esenciales para el organismo humano, lo cual le da un elevado valor biológico. 

Si elegimos los cortes más magros que ofrece la carne de cerdo no sólo lo agradecerá nuestra salud, sino también nuestro paladar:

  • Lomo: entero, fileteado o en chuletas, es en un 97% magro.
  • Solomillo: de las piezas más versátiles y utilizadas en nuestras recetas, es en un 95% carne magra.
  • Paleta: fileteada, entera, al horno… y en un 93% carne magra.
  • Carrillera: a la sartén, al horno y en cualquier ocasión especial, es un 91% magra.

Tal y como desvela el estudio, su alto valor nutritivo, su fácil digestibilidad y su gran versatilidad convierte la carne de cerdo de capa blanca en una herramienta clave en la dieta saludable e infantil.

No hay comentarios

Publique un comentario